Historias de vida lingüística

lenguas-del-mundo

En último Encuentro Práctico de Barcelona organizado por IH y Difusión Juli Palou presentó una conferencia sobre aprendizaje de lenguas e historias de vida lingüística. En un comentario al post de David Vidal en Nodos ELE donde hablaba del encuentro, Lola Torres escribía que “entre el público se escuchaba “y esto para qué nos sirve a nosotros”. No es que quiera explicar la conferencia de Juli Palou porque seguro que él lo hizo muy bien, sino que, como yo he hecho y analizado la biografía lingüística de una persona y he leído el análisis que esa persona hizo de mi biografía lingüística, puedo decir que realmente sirve de mucho tanto a los aprendices de lenguas como a los profesores.

Son útiles porque los profesores construyen su identidad docente en base a experiencias vitales, incluyendo su experiencia como aprendices, además de la formación que hayan recibido. Esta experiencia vital juega un papel decisivo en la formación de sus creencias y éstas, a su vez, son importantes en la práctica concreta de cada profesor. Por eso, lejos de ser una información superficial, la biografía parece desempeñar un papel de especial importancia en la manera en que el profesorado en formación y en sus primeros años de docencia se enfrenta a sus primeras experiencias en el aula y, por tanto, podemos concluir que la práctica y toma de decisiones en el aula de los docentes están determinadas, en parte, por esas experiencias anteriores. Construir la historia lingüística es una forma de ver cómo la relación que una persona ha tenido con las lenguas influye en la formación de sus creencias, aceptando que la reflexión sobre las propias creencias es un paso necesario en la formación del profesor.

Esta reflexión es un punto central ya que los profesores en formación cuando empiezan a dar clases tienden a repetir los modelos de enseñanza que usaron con ellos durante su época de estudiantes y, por tanto, para buscar nuevas prácticas es necesario, primero, ser consciente de cuáles son nuestras creencias y rastrear sus orígenes para examinarlas de una forma crítica.

Creo que es importante realizar esta biografía con otra persona ya que la construcción dialógica de la biografía en forma de entrevista es importante y la triangulación en el análisis es un aspecto esencial. Cuando yo lo hice, al tiempo de yo hacía de entrevistador y analizador fui también entrevistado y analizado y pude intercambiar puntos de vista sobre con mi compañero dándose así un complejo juego roles que fue muy provechoso para mí.

Muchos pensarán que no es necesario todo este trabajo y que la biografía lingüística es algo que todos tenemos presente sin necesidad de hacer un trabajo explícito. Creo que los que piensan esto se equivocan, porque el trabajo explícito de reflexión es imprescindible para llegar a un análisis crítico de nuestras creencias. Si no se hace este trabajo, las creencias quedan a salvo de examen y se perpetúan sin que nunca sepamos por qué hacemos lo que hacemos como profesores.

Finalmente, vuelvo a insistir que este post es mi visión personal a partir de un trabajo sobre biografías lingüísticas. No debe leerse ni como las ideas de Palou ni como una extensión de su conferencia.

Anuncios

3 comentarios en “Historias de vida lingüística

  1. Estoy de acuerdo contigo, Dani, creo que es importante explicitar nuestra biografía lingüistica para así poder analizarla de forma científica. Ya sea mediante una redacción o por medio de una entrevista, la creación de un relato -experiencia narrada- que recoja nuestra historia con las lenguas nos ayuda a entender mejor lo que éstas significan para nosotros, cómo las aprendimos, como nos sentimos respecto a ellas, etc. En definitiva, a través de nuestros relatos de vida lingüística podemos llegar a obtener una comprensión más amplia de factores que condicionan nuestra práctica docente.

    (Por cierto, no sé por qué, pero al final de esta entrada aparece también el texto de tu anterior entrada.)

  2. Totalmente de acuerdo, en algún lugar he leído o me han dicho que difícilmente nuestras horas de formación como profesores superan al total de horas que hemos sido alumnos, incluyendo horas lectivas, entre otras, de una L2. ¿Cómo no van a influir como modelos o antimodelos los que tuvimos como profesores? Pensar en cómo fue esa experiencia nos puede ser de mucha ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s