El tiempo que hablan los profesores

Una colega y yo hemos estado visionando una de sus clases grabadas en vídeo. Por diversas cuestiones uno de los puntos en los que nos hemos fijado ha sido el tiempo que el profesor pasaba hablando en contraste con el tiempo que lo hacían los estudiantes. Además he estado revisando mis transcripciones a propósito de este mismo tema. Señalo algunas de las cosas que hemos discutido:

  1. Hay intervenciones del profesor que claramente son un eco de las intervenciones de los alumnos ya sean literales o paráfrasis y que ni son necesarias ni aportan nada. El profesor rompe el ritmo, centra la atención y acostumbra al alumno a que cada cosa que diga sea comentada por el profesor. En los peores casos, el profesor, completa el enunciado de los alumnos robándoles el turno de palabra.

  2. Algunas intervenciones del profesor son causadas por una pausa, mucho ( pero muchísimo) menos larga de lo que nos parece mientras estamos en la clase. Eso que nos parecen minutos, suele estar en torno a los cinco segundos. Si lo pensamos fuera de la clase vemos normal que ese es el tiempo que se toma un alumno para pensar, para anotar algo, para leer un enunciado, etc.

  3. Hay otro grupo de intervenciones necesarias. Principalmente son las relacionadas con corregir, aclarar, reconducir. Puesto que en estos casos se ve la necesidad de la intervención del profesor, la cuestión aquí se desplaza hacia el cuándo intervenir y cómo hacerlo. En mi opinión, la parte más importante de la cuestión.

  4. La mayor o menor intervención del profesor se relaciona tanto con la cultura de aprendizaje como con el espacio físico del aula y la disposición del mobiliario, incluyendo aquí el lugar que elige ocupar el profesor cuando son los alumnos los que deben hablar. Creo que estos dos elementos están más relacionados de lo que aparentemente parece.

  5. Una hipótesis posible de estudio sería distinguir entre la cantidad de tiempo que habla el profesor con la calidad de sus intervenciones y de las interacciones que genera con ellas. Por eso, es interesante una perspectiva emic que emerja desde la microinteracción de cada clase como acontecimiento más que el análisis cuantitativo del tiempo total que hablan unos y otros, el análisis de los planes de clase o las tablas de observación con categorías establecidas a priori. Una de las cosas más sorprendentes que he visto ha sido como actividades diseñadas para hacerse en grupo y después de dar instrucciones explícitas en este mismo sentido, eran transformadas en una interacción entre profesor y alumno donde el primero tenía la voz cantante.

Todas estas observaciones son válidas para las actividades de expresión o interacción oral en grupo. Por supuesto, existe una relación clara entre el discurso del profesor, tanto en la cantidad como en la forma y el contenido,  y el tipo de actividad y momento de la clase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s