El aula como comunidad de aprendizaje

Una comunidad de práctica (community of practice) es un concepto que nació en la antropología para describir diversas formas culturales de aprendizaje. Han sido varios los autores que han usado este concepto, pero quizá sean Etienne Wenger y Jean Lave los  más conocidos. Una comunidad de practica es una unidad social  donde sus miembros se reconocen como pertenecientes a ella y que comparte un objetivo común con todos sus integrantes. Este objetivo es generar y transmitir un conocimiento especializado. A estas comunidades se incorporan los aprendices de manera que aprenden del saber que comparte la propia comunidad al tiempo que entran a formar parte de ese grupo social. Los nuevos miembros se hacen parte de la comunicad de práctica al mismo tiempo que adquieren una competencia concreta. Al medida que el aprendiz va desarrollando su competencia adquiere nuevos roles dentro de la comunidad de forma que el aprendizaje está íntimamente ligado a los aspectos sociales y afectivos. El aprendizaje es una forma de socialización y viceversa. Las tareas están íntimamente ligadas a la interacción entre sus miembros y los aprendices son los primeros responsables de su proceso de aprendizaje. Las comunidades de práctica siempre son acciones de cognición situada, es decir, todo el conocimiento está inserto en un contexto histórico, social y cultural concreto y ese conocimiento se genera mediante la actividad  en ese contexto.

Muchas de estas características las encontramos en las clases de lenguas o, mejor dicho, muchas de estas características me parecen a mí importantes en una clase de lengua. Por ejemplo:

  • Colaboración entre los miembros del grupo para generar y transmitir conocimiento.
  • No disolución entre los procesos de socialización y los cognitivos. A medida que el alumno desarrolla su competencia cambia su rol y actividad dentro de la comunidad (aumenta su condición de experto, gana en autonomía, sus tareas se hacen más complejas).
  • No transmisión de un conocimiento abstracto sino la emergencia de un conocimiento ligado al contexto y enfocado hacia una actividad concreta del alumno en el mundo.
  • El alumno es el responsable máximo de su propio proceso de aprendizaje.

A partir del concepto de “comunidad de práctica”, Gordon Welles ha desarrollado el concepto de “comunidad de investigación” (community of inquiry) que Joan Kelly Hall, en su libro Teaching and researching language and culture (p. 97) sintetiza en varios principios. De todo lo que señala, yo destaco estos:

  • Aprender no es adquirir información aislada sino que involucra a toda la totalidad de la persona en actividades significativas de manera que cuando aprendemos cambia la identidad personal.
  • Las actividades de aprendizaje están situadas en el tiempo y en el espacio, esto es, contextualizadas y son realizadas por individuos concretos con sus propia identidad, historia, conocimientos previos, experiencias, emociones, etc.
  • El currículum es un medio y no un fin.
  • El resultado final de todo el proceso de aprendizaje (qué se aprende y cómo se hace) es impredecible. De cada situación particular surgirá un aprendizaje diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s