Educación bilingüe y programas de inmersión

Dos estudios que comparan los programas de educación bilingüe y de inmersión total para niños cuya L1 es el español en EE. UU respaldan los programas de educación bilingüe. He encontrado los estudios en la web education week. El primero de ellos, Slavin et. al. 2010. Reading and Language Outcomes of a Five-Year Randomized Evaluation Of Transitional Bilingual Education ha comparado los resultados en pruebas de lectura llegando a la conclusión de que los niños del programa bilingüe “retain their Spanish language and reading skills, and speak and read English and Spanish with similar facility” (Slavin 2010: 16). Por tanto la lengua de la educación no es determinante, sino la calidad de la educación. El estudio ha recibido algunas críticas porque el reducido tamaño de la muestra y porque sólo se ocupa de un método para enseñar a leer (sucess for all). Los comentarios aparecidos en education week son también interesantes.

Enlaces:  datos/estudio.

El otro estudio (al que llegué desde uno de los comentarios) es Thomas, W & V. Collier. 2001. A National Study of School Effectiveness for Language Minority Students’ Long-Term Academic Achievement. Este segundo estudio es mucho más completo tanto en la muestra como en el número de programas analizados y variables tenidas en cuenta. Sus resultados demuestran que los programas bilingües no empeoran los resultados en el aprendizaje del inglés y que un mayor conocimiento del español y de los años de escolarización previa en esa lengua ayudar a mejorar los resultados en el aprendizaje del inglés. El estudio recomienda a los padres elegir para sus hijos los programas bilingües porque la educación en su L1 ayuda a un mejor aprendizaje del inglés y, por supuesto, a desarrollar competencias en español que suponen ventajas para los niños. El estudio recomienda:

An enrichment bilingual/ESL program must meet students’ developmental needs: linguistic (L1-L2), academic, cognitive, emotional, social, physical. Schools need to create a natural learning environment in school, with lots of natural, rich oral and written language used by students and teachers (L1 and L2 used in separate instructional contexts, not using translation); meaningful, ‘real world’ problem-solving; all students working together; media-rich learning (video, computers, print); challenging thematic units that get and hold students’ interest; and using students’ bilingual-bicultural knowledge to bridge to new knowledge across the curriculum. (Thomas & Collier 2001: 8-9)

Enlaces: resumen/estudio completo.

Es decir: la calidad de la educación es más importante, que usar el inglés como lengua única.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s