Revisando 2011: aprender de lo que enseño

Esto me llevo a esto y decidí hacer una revisión de cosas que he hecho en clase durante el 2011. Me olvidé de la lista de preguntas de eas dos entradas y busqué las que mejor se adaptaran a mi situación. Ahí voy.

¿Con qué curso/asignatura estás más satisfecho?

Sin duda, con el curso sobre culturas populares en la España del siglo XX que impartí en el segundo semestre en la Universidad para alumnos del minor de español. Intenté ofrecer algo diferente a los alumnos y, tras pensarlo mucho, me decidí por centrar el curso en las culturas populares. Hablamos de folclore, de identidad cultural, de medios de comunicación, de radio, de televisión, de culturas juveniles, de punk, de rock, de tribus urbanas, de la copla y de la movida madrileña. Elegí ofrecer un espacio de aprendizaje con muchos recursos diferentes y con la posibilidad de que cada alumno siguiera un camino diferente. Me atreví a exigirles mucho más trabajo del que normalmente hacen y tuve miedo de perderlos en el camino. Intenté adaptarme a los diversos niveles de español de los alumnos y dejé abierta la puerta a que se usaran varias lenguas durante el curso. Elegí recursos escritos, auditivos, visuales y audiovisuales. Les obligué a hacer un pequeñito trabajo de investigación desde el primer día y reservé tiempo cada clase para ir ayudándoles a hacerlo en lugar de esperar a la última clase para anunciarlo y que nunca tuvieran la oportunidad de aprender a medida que lo iban haciendo. Les puse contra la espada y la pared y les obligué a elegir. Les pedí que escribieran acerca de todo lo que iban haciendo y aprendiendo y fue la segunda cosa que más valoraron del curso. La primera fue el tema elegido.

Pero sobre todo, ha sido el curso con el que yo más he aprendido sobre el aprendizaje y la enseñanza. No digo que haya que hacer las cosas así. No lo presentó como la receta definitiva. Intento explicar qué hice y digo que aprendí mucho y por eso lo elijo como el curso más importente de este año.

 ¿Qué clase/actividad ha funcionado mejor?

No voy a hablar de una actividad propia u original. De hecho es una actividad que conoce todo el mundo. Es la famosa historia de Pepe, Pepa, el barquero y Luisa pensada para trabajar las condicionales y que podéis encontrar aquí. Hace siglos que la conozco y no sé quién la creó. La llevo usando años y siempre funciona. La historia tiene la capacidad de interesar a todos los alumnos independientemente de su nivel, motivación o resultados. Yo, con muchos cambios y actividades diferentes, la he usado para trabajar la unidad 10 de Gente 3 y me ha maravillado hasta qué punto la historia logra involucrar a los alumnos. Si uno logra esa implicación, el resto es fácil porque los alumnos se meten en la historia, lo que significa que entienden y hacen suya la situación comunicativa que se plantea y, en consecuencia, entienden el significado de la estructura gramatical precisamente olvidándose de esa estructura y prestando atención a los hechos de la historia. Después volví a repetir el planteamiento con la historia que se cuenta en Gente 3 sobre un problema en el trabajo y volvió a funcionar bien y eso dio para hablar sobre el comportamiento ideal frente al comportamiento real, sobre los errores que cometemos en la vida y sobre el arrepentimiento. Esta segunda historia también funcionó bastante bien, aunque nunca llegó al nivel de la historia de Pepe y Pepa.

La cuestión que me parece importante es la capacidad que tiene una buena historia para que los alumnos entiendan situaciones comunicativas concretas en contextos significativos y, una vez conseguido eso, empleen formas lingüísticas para esas mismas situaciones en contextos significativos para ellos bien porque sean experiencias vividas por ellos, bien porque sean temas que les interesan. No siempre consigo esto y me doy cuenta de que sería un buen camino trabajar a fondo con otras historias que pudieran lograr el mismo efecto.

¿Qué aspecto de la enseñanza ha surgido o has descubierto este año?

He sido consciente de algunas cuestiones relativas a cómo la progresión de contenidos que se ofrece a los alumnos no siempre es la más adecuada. Me parece que hay un problema evidente en el hecho de que para dominar los contenidos de un nivel intermedio se necesita mucho más tiempo que para dominar los contenidos de un nivel inicial y para dominar los contenidos de un nivel superior se necesita mucho más tiempo para para dominar los contenidos de un nivel intermedio. Es decir, la progresión no es lineal. No se puede asignar el mismo número de horas a cada nivel. No se pueden organizar los cursos así. Hay que dar tiempo suficiente a los alumnos y hay que ocupar ese tiempo con una progresión en espiral que vaya trayendo y llevando los mismos contenidos al tiempo que se van integrando los nuevos de una forma más profunda. Hay que ofrecer la oportunidad de volver a usar, de poner a prueba lo que se sabe en nuevas situaciones comunicativas, de ofrecer textos diferentes con un mismo contenido formal. Los libros de texto nos dan la falsa impresión de que el aprendizaje es lineal: cada unidad el mismo número de páginas, el mismo número de actividades, de textos y de audiciones. Un libro de texto tiene sus exigencias, pero ¿realmente aprendemos así?

¿Puedes sacar alguna conclusión para el futuro?

Me parece valioso diseñar cursos para que los alumnos puedan elegir y una vez que lo han hecho hay que ayudarles  y no esperarlos al final del camino para calificarlos. Hay que confiar en ellos, porque siempre te pueden sorprender. No hay que subestimar el poder de una buena historia para involucrar e interesar a los alumnos y para crear situaciones reales de comunicación. Hay que dar tiempo al aprendizaje. Hay que dar tiempo para pararse en mitad del camino, para perderse y encontrar el rumbo de nuevo, para dar rodeos y para coger atajos, para volver sobre nuestros propios pasos. Y, sobre todo, hay que dar tiempo para deambular. Como si pareciera que andamos sin ir a ningún sitio.

Anuncios

2 comentarios en “Revisando 2011: aprender de lo que enseño

  1. Hola! Daniel, me ha parecido muy interesante tu reflexión y estoy de acuerdo contigo en lo de la progresión, en cómo el diseño actual de los cursos marca unos ritmos que los estudiantes no tienen por qué seguir. Por otra parte, me interesaría saber más sobre ese curso sobre culturas populares. A mí me han encasquetado también un curso parecido, con bastante contenido de literatura actual, pero no sólo, y lo estoy montando ahora. Me ayudaría mucho conocer tus ideas sobre el tema. Un saludo tiranés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s