Limitaciones de mi práctica como bloguero

Cuando la escritura en un blog se prolonga durante mucho tiempo es inevitable que se sucedan etapas diferentes entre sí. Los objetivos van cambiando; la práctica misma se va adaptando a la vida del autor, periodos de gran actividad alternan con otros en los que apenas se escribe; las etapas de gran entusiasmo van seguidas de otras en las que uno suda tinta para escribir apenas dos líneas y un enlace sin más objetivo que mantener al muerto con vida.

En todo este tiempo nunca he estado del todo satisfecho con mi blog y las veces que he pensado en dejarlo son ya demasiadas para no considerarlo en serio. En fin que acabo de hacer una lista de diferentes cosas que limitan mi práctica y  que he podido identificar. Son:

  • Falta de un objetivo bien establecido. ¿Para qué quiero el blog: para un portfolio, para probar herramientas, para las clases, para autopublicar cosas, para reflexionar, como cuaderno de notas…?
  • Falta de una identidad clara como autor: ¿qué soy yo: un profesor de español, un profesor universitario, un investigador amateur, un diletante, un aprendiz…? En este punto hay que considerar un hecho, que mal que me pese, es más determinante que todo lo anterior: la gran diferencia que hay entre lo que soy y lo que me gustaría ser.
  • Falta de tiempo. Sé que este es el mal de todos, pero en mi caso es dramático.
  • Autocensura que incluye:
  1. Hay cosas que escribo y no quiero mostrar por vergüenza (esa es la palabra justa).
  2. Me censuro a la hora de escribir sobre cosas que pueden sonar “políticas”.
  3. No suelo escribir críticas (en el sentido científico y académico) ni disentir de lo que escriben otros colegas. Por varias razones: por respeto, porque creo que esta fuera de lugar y porque no me siento con autoridad. Pero sobre todo, porque en la blogosfera en la que me muevo ni la crítica académica ni el disenso se práctican, con lo que yo concluyo que no ha lugar. Si alguna vez he escrito algo más o menos crítico ha sido con el total convencimiento de que el criticado nunca la leería.
  • Complicada situación laboral. El trabajo precario, vivir con el agua al cuello, no tener perspectiva de futuro y la rabia que siento ante la posibilidad de tener que abandonar un camino que empecé tanto tiempo atrás después de haber trabajado tanto, no ayudan.

No sé si este será un post de inflexión. Veremos.

Anuncios

Un comentario en “Limitaciones de mi práctica como bloguero

  1. Creo que el último punto es bastante político (y desdice así el segundo punto);-)
    Yo coincido contigo en el punto uno y en el dos; también me autocensuro, sí, pero sólo por vergüenza; no me suelo cortar al escribir algo que me apetece, aunque sea crítico. Si alguien se molesta, que lo diga, y se discute un poco y ya está. Supongo que así uno va construyendo su identidad digital.
    El futuro profesional está muy chungo! saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s