La megamáquina de Lewis Mumford

Un viejo artículo de Christopher May viene a ordenar cosas que llevaba tiempo pensando y que, a falta de poder conceptualizar debidamente, llamaba “dimensión social de la tecnología”. El artículo de May es, en realidad, un repaso de las ideas de Lewis Mumford sobre la “técnica”. May expone los argumentos de Mumford sobre la construcción de las pirámides. La pregunta que formula Mumford es cómo pudieron los antiguos egipcios construir algo tan complejo como las pirámides. La respuesta de Mumford no es que las pirámides son el resultado de la aparición de una nueva tecnología, sino el resultado de una nueva organización social que incorpora tecnología, personas, animales y modos de organización, ciencia, etc. A esos sistemas sociales que incorporan seres vivos, máquinas, formas de hacer, etc., Mumford los llama “megamáquinas”.

Lo importante del concepto de megamáquina es que la tecnología no es visto como algo ajeno por completo a la sociedad, como una fuerza ciega que viene desde fuera con el poder de cambiar (para mejor o para peor) el curso de los acontecimientos o la vida de la gente. La tecnología está insertada en relaciones sociales. Dentro de esas relaciones, tanto puede provocar cambio social como puede ser la causa del cambio social.

Esta dimensión social de la tecnología conforma la tecnología como algo socialmente construido (en inglés, ya que es difícil de traducir: social-embeddedness-of-technology).

Modestamente creo que buena parte de los discursos sobre la relación entre las nuevas tecnologías y educación obvian esta dimensión social tratando la tecnología como una fuerza exterior capaz de cambiar instituciones sociales tan complejas como la educación por sí mismas. No niego la influencia de las nuevas tecnologías en la educación, pero me parece más productivo y esclarecedor pensar como una “megamáquina” donde la tecnología es un elemento más entre otros muchos.

En este mismo sentido, el último capítulo del libro Technology and social inclusion. Rethinking the digital divide de Mark Warschauer se titula “The social embeddedness of technology”. Allí se desarrolla el mismo argumento que desarrolla Mumford, pero tomando como ejemplo la imprenta. El capítulo incluye una tabla que compara la visión de la tecnología como herramienta con la visión de la tecnología como sistema sociotécnico. La tabla está en la p. 207 y la copio aquí:

Dos notas finales:

  • Del mismo modo que se habla de “social-embeddedness-of-technololgy” se habla de “social-embeddedness-of-knowledge”, lo que también tiene consecuencias para muchas de las cosas que pensamos acerca del conocimiento como por ejemplo la cuestión de las “buenas prácticas”, de la “gestión del conocimiento”, de las “comunidades de aprendizaje” y de la “formación de profesores”. Cosas que resuenan muy fuerte con lo que desallorran/desarrollamos en TRAL. Espero escribir algo sobre todo ello en algún momento.

Gamestar(t): pedagogía libertaria y videojuegos

Alguna información sobre la publicación del libro Gamestar(t). Pedagogías libres en la intersección entre el arte, la tecnología y los videojuegos de María Rubio y Eurídice Cabañañes.

Un fragmento de la sinopsis en la que las autoras presentan el libro:

El libro presenta las metodologías, principios pedagógicos y experiencias de GAMESTAR(T), un proyecto de ARSGAMES que parte de la consideración de las potencialidades de la introducción de tecnologías en el ámbito de la educación libre, basada en los principios de autogestión del aprendizaje, antiautoritarismo y educación integral. A lo largo del libro, realizaremos un recorrido tanto por los principios pedagógicos como por los entresijos más cotidianos de este proyecto, que nos llevará a plantearnos desde otra perspectiva el papel que pueden adoptar las nuevas tecnologías en un modelo de pedagogías libres.

Tuve noticia del libro por la presentación que realizaron las autoras en Traficantes de Sueños. Este es el audio de esa presentación:

El libro es fruto del trabajo del grupo Arsgames. Para los interesados aquí hay más información sobre el encuentro de videojuegos y pedagogías críticas que organizaron en Matadero Madrid.

A mí los videojuegos me interesan poco o nada, pero me ha interesado la propuesta pedagógica que está detrás del proyecto. Esa propuesta está basada en los principios de la pedagogía crítica y libertaria: aprendizaje autodirigido, independencia del alumno o trabajo por proyectos. También me ha interesado mucho el acercamiento a la tecnología que propone la experiencia más enfocada en conocer dispositivos y hacer cosas con ellos que en el uso pasivo de servicios comerciales de terceros.

The world is open

En The world is open, Curtis Bonk identifica diez elementos que están provocando una revolución en la forma en que aprendemos y en la educación. De modo general esos diez elementos hacen el aprendizaje un fenómeno más abierto y más accesible a todos y en todas partes del mundo. Estos fenómenos tienen que ver con las nuevas tecnologías de la información, básicamente con Internet. Bonk señala diez y son:

  1. Los ebooks y la digitalización de libros.
  2. El e-learning y el blended learning.
  3. El Open y el free software.
  4. Los recursos educativos abiertos.
  5. Repositorios con objetos y recursos de aprendizaje.
  6. La web centrada en el usuario.
  7. Las herramientas de colaboración en la red.
  8. La realidad aumentada, las simulaciones y los juegos.
  9. El m-learning.
  10. Redes de aprendizaje.

Estos elementos son de diferente naturaleza. No es lo mismo elementos más conceptuales como los Recursos Educativos Abiertos o las redes de aprendizaje que elementos claramente tecnológicos como el m-learning y la realidad aumentada. Bonk los trata a todos por igual. De hecho una crítica que se puede hacer a su planteamiento es que trata a los aparatos técnicos como agentes del cambio.

Bonk no profundiza demasiado en los diferentes fenómenos que señala. Se limita a presentar para un gran público cada elementos y ofrecer algunos ejemplos de experiencias de aprendizaje que los ponen a trabajar. No usa literatura especializada y muchas veces presenta las experiencias como conversaciones y encuentros personales con tal o cual persona que le contaron su experiencia. El libro, por tanto, está pensado para un público no especializado.

El libro impreso se acompaña de una web donde se recopilan todos los enlaces de se mencionan en el libro y alguna información adicional.

Referencia.

Bonk, C. 2009. The world is open. San Francisco: Jossey-Bass.

Repensar la educación en la era de la tecnología

En el libro Rethinking education in the age of technology Collins y Halverson proponen una perspectiva histórica centrada en la educación en los EE. UU, para pensar el futuro de la educación que según los autores pasa por cómo el sistema educativo institucional incorpore los cambios que las nuevas tecnologías están provocando en el aprendizaje.

Los autores identifican tres grandes fases en esta historia. Una primera fase donde el centro era el aprendiz y el objetivo aprender un oficio. En esta etapa el aprendizaje estaba fuera de la escuela. Una segunda fase, la llamada primera revolución, donde se instaura el sistema educativo que conocemos hoy día, caracterizado por la escolarización universal, la división de los alumnos por edades, la enseñanza estandarizada (todo el mundo, las mismas cosas, de las misma forma para ser evaluada por igual), el rol central de la transmisión de conocimiento y del profesor como experto. En esta etapa el aprendizaje y la escuela coincidieron completamente de manera que se pensaba que escuela y aprendizaje eran una misma cosa.

Por último, estamos viendo el nacimiento de una segunda revolución provocada por los cambios sociales derivados del impacto de las nuevas tecnologías que han cambiado la economía, la sociedad y la forma de aprender. En esta segunda revolución el aprendizaje es más interactivo, está centrado en el alumno, antes que la uniformización está basado en la personalización y en la autonomía, las escuelas ya no son el único lugar donde acceder al conocimiento porque éste se encuentra fácilmente accesible en muchos otros lugares gracias a la tecnología. En esta última fase el aprendizaje y la escuela están volviendo a separarse de manera que son muchos los sitios donde se puede aprender además de la escuela. Esta última etapa no está todavía plenamente instaurada, ya que, si bien es cierto que en muchas escuelas se usa la tecnología, este uso no altera la naturaleza esencial del sistema educativo tradicional y se puede decir que la tecnología está aún en la periferia de la institución escolar.

Según Collins y Halverson, la escuela, para sobrevivir deberá incorporar la tecnología de manera que cambie por completo la institución con el objetivo de que la escuela siga siendo un lugar de aprendizaje. Para los autores, el sistema actual es incompatible con el uso eficiente de las nuevas tecnologías con lo que el cambio es crucial para la supervivencia y no basta con incorporar la tecnología reforzando las prácticas actuales.

Referencia

Collins, A & R. Halverson. 2009. Rethinking education in the age of technology. The digital revolution and schooling in America. Teachers College Press. Nueva York.

Resumen introductorio al libro.