Leyendo a antropólogos. Apuntes de lectura.

Manuel Delgado explica como escribir una tesina o una tesis en antropología y etnografía. Los consejos son extensibles a cualquier trabajo de ciencias sociales. Destaco lo que dice acerca del informe etnográfico:

Y ahora entramos en lo que es el informe etnográfico en si. Cuenta todo lo que has visto y lo que crees que significa, como le dice Gene Kelly a James Steward en La ventana indiscreta. El formato que le des a la etnografía es potestativo. Puedes escoger diferentes posibilidades: un relato lineal, un diario de campo… Sabes que te recomendaré siempre un estilo lo más naturalista posible. Sería ideal que aplicaras todo lo que has aprendido leyendo buena literatura, porque un informe etnográfico es literatura. No sólo literatura, por supuesto, pero literatura al fin y al cabo. No hay fórmulas, ni cánones, ni manuales. Una buena etnografía es como una buena película: una buena historia bien explicada (…) Piensa que lo que te convierte en antropóloga es tu capacidad para explicarnos a unos aquí lo que has visto de otros allá, y hacerlo de la manera más fiel que te sea posible, sabiendo que te quedarán cosas por decir y por contar y que lo que haces es una aproximaciòn el máximo de leal a una realidad que siempre será irreductible al texto (enlace).

Se plantean aquí dos cuestiones importantes. Primero el hecho de que toda etnografía es siempre un relato y el papel que ocupa ese relato en el conocimiento etnográfico. En segundo lugar, ese relato no es exactamente la realidad sino la experiencia del antropólogo que ha estado allí. Me parece fundamental la relación temporal que se establece. El relato y, por tanto, la etnografía, sólo es posible porque hay una diferencia temporal entre la escritura y el trabajo de campo. El relato es la puesta en obra del “haber estado” allí. Al mismo tiempo también es una diferencia espacial. El relato es la explicación que hace alguien que estuvo allí a las personas que no han estado.

Alex Golub , en Savage Minds, propone la siguiente disciplina de trabajo: leer un artículo científico al día. Sus cuentas son claras: un artículo al día, seis días la semana son 6 artículos semanales. Si un semestre tiene 14 semanas, al final de un semestre podremos haber leído 84 artículos. Aplicable, por supuesto, también a profesores. Intentaré aplicarme. Esta otra entrada amplía lo anterior.

Michael Agar intenta definir el paradigma científico de las ciencias sociales:

Rather than objectivity, it features intersubjectivity. Human social research is conducted by another human who enters into relationships with subjects as a necessary condition of the work. The researcher is part of the data, summarized by the concept of reflexivity. Rather than objects, human social research studies subjects with intentionality–beliefs and desires and purposes–that always differ to some extent if not significantly from an outsiders’ assumptions of what they are. Rather than standardization, it recognizes the play of human universals and local uniqueness. Instead of linear causal explanation, it foregrounds nonlinear dynamic emergence at at least two levels–structure and agency. It is more like learning a second language and culture than it is testing a hypothesis in a traditional scientific way. Its results are more like a translation than a universal law, although the translation includes human universals as the ground against which the figure of the translation is possible at all (enlace).

De esta cita extraigo algunas palabras clave: intersubjetividad; reflexividad; estudia sujetos con intencionalidad antes que objetos; particular; no lineal; traducción. Podrían ser vir como seis ejes temáticos para una reflexión sobre la investigación cualitativa.

Prototyping

Prototyping es un blog de Adolfo Estalella y Alberto Corsín que documenta el trabajo de campo que están haciendo para un proyecto de investigación sobre las culturas de la experimentación social que tiene al Medialab Prado como nodo principal.

Según los autores esta experimentación es “un nodo específico de participación en la producción de conocimiento” (1). Algunas de esta prácticas se nombran como innovación abierta, innovación social, cultura abierta, cultura libre, colaboración, etc.

Se trata de un blog para seguir una investigación etnográfica en curso y para aprender sobre el conocimiento, las prácticas sociales que le son propias, la sociología de la ciencia, la epistemología o la etnografía. Desde que lo descubrí,  se han convertido en uno de mis sitios indispensables.

Making off de la memoria de máster: por qué descarté el enfoque etnográfico

Empecé la investigación para mi memoria con la idea inicial de hacer una investigación etnográfica. Mis modelos, en aquel momento inicial, eran Van Lier (1988) y Cambra (2003). Pasé mucho tiempo haciendo trabajo de campo. Fue un período total de seis meses con dos picos de observación intensiva de casi un mes. Más de diez clases observadas, nueve entrevistas en profundidad y notas de varios informantes. Un cuestionario a más de 20 alumnos. Más de diez clases observadas y grabadas en audio. Una colección de documentos relacionados con todo lo que se hizo en las clases que presencié y con los materiales que usó la profesora. Intentos, fallidos eso sí, de recoger información oficial sobre el currículum del centro y sobre el funcionamiento de las secciones bilingües húngaro-españolas. Y alguna información relativa al contexto sociolingüístico de la ciudad y del país. Es muy posible que parte de este trabajo tenga una validez discutible (los cuestionarios, por ejemplo serían difícilmente utilizables), pero, en general, creo que hice una investigación de campo correcta. A partir de aquí empiezan los problemas que no pude resolver y que me llevaron a dejar atrás todo esto.

  • El límite de las 20000 palabras. Creo que no se puede hacer una memoria de máster que consista en una investigación etnográfica seria en tan poco espacio. Es imposible presentar todos los materiales, explicar el contexto, hacer un análisis señalando todas las evidencias y una conclusión que conecte todo eso con el contexto en tan poco espacio. Ya sabía que era demasiada información. Pensé que era mejor recoger tanta información como pudiera y que después podría descartarla puesto que, mientras se está en el campo, es difícil saber qué será importante y qué no. Además pensaba que todo me ayudaría en mi análisis o en una triangulación final, aunque no pudiera incluirlo en el texto final. No es tan fácil como pensaba. Cualquier información que se use requiere ser presentada, analizada, mostrar las evidencias, contextualizarlas, etc. y eso multiplica las palabras.
  • La interpretación. Señalaba Wolcott (Wolcott, 1985) que hacer etnografía no se limita al trabajo de campo y que muchos de los estudios que se presentan como etnográficos sólo tienen esta primera parte de la etnografía. Para él, el rasgo esencial de la etnografía es que es una “interpretación densa”, esto es, una interpretación que relacione y explique los datos observados dentro de las tramas de significado en las que se hallan insertos en tanto que pertenecientes a una cultura (Geertz, 1973). Para mí fue imposible hacer esa interpretación densa que conectara lo observado con algo tan grande como “la cultura”. Simplemente es algo que supera mis posibilidades. La sensación de que lo que estaba planeando incluía el trabajo de campo pero no un verdadero trabajo interpretativo me acompañó desde el inicio y estuve tratando de resolver el problema sin conseguirlo. Esto se agudizó cuando leí “An Ethnography By Any Other Name …” (Agar, 2006). Agar plantea allí que la etnografía busca el significado de los hechos y hace, entonces, una reflexión sobre lo qué es el significado. Siguiendo a Malinowsky y a Wittgenstein, dice que el significado es el uso en contexto y que es imprescindible el contexto para llegar al significado. De forma que si la etnografía quiere alcanzar el significado de los hechos, debe reconstruir el contexto para que éstos sean inteligibles tal y como lo son dentro del contexto en el que tienen lugar. Esto me dejo ante otro problema: ¿cómo representar el contexto? Acumulé un montón de páginas con datos biográficos de los participantes, datos sobre la escuela y sobre las secciones bilingües, datos sobre el contexto sociolingüístico de la ciudad y del país. Lo que no encontré fue la manera de conectar esos datos con los hechos que yo quería explicar. En mi investigación esos datos, aunque se referían a los participantes, a la escuela y al contexto, estaban desconectados por completo de los hechos. Lo estaban, aclaro, para mí que no era capaz de ver la conexión. Ninguna de las interpretaciones que hacía emergía de esos datos, ninguno de los hechos cobraba sentido gracias a la descripción que estaba haciendo del contexto. Y la dificultad no estaba tanto en no tener un buen conocimiento del contexto como en la incapacidad de seleccionar y presentar las evidencias adecuadas para lograr una interpretación correcta.
  • Las herramientas de análisis. Una vez que tenía toda la información recogida y transcrita, otra dificultad que no pude superar fue cómo hacer el análisis, con qué herramientas. Hice varios intentos que no eran más que análisis temáticos para intentar ir definiendo categorías. Me parecieron insuficientes. Por contra, iba analizando la trascripción con las herramientas del análisis conversacional. Llegado a un punto, me di cuenta de que todo el análisis que tenía hasta entonces era un análisis conversacional y que el intento de establecer categorías con las entrevistas y las notas de campo no me llevaba a ningún sitio. ¿Por que insistir con la etnografía si todo lo que tengo es análisis conversacional? No tenía sentido continuar por ese camino.
  • El análisis conversacional. Los tres puntos que encontré en el análisis conversacional y a partir de los cuáles levanté mi trabajo fueron:
  1. Un conjunto bien establecido de conceptos que pude usar como herramientas de análisis. Estos conceptos me dieron evidencias concretas extraídas de la interacción. Honradamente creo que el trabajo que hice para transformar esos conceptos teóricos en herramientas de análisis son lo mejor de la memoria.
  2. Una perspectiva emic que para mí era fundamental para intentar una aproximación al qué, al cómo y al por qué. No estaba seguro de estar respetando la perspectiva emic cuando inicié el análisis etnográfico.
  3. Conceptos teóricos sobre el contexto que, desde el análisis del microcontexto, permiten llegan a relacionar la interacción con el macrocontexto sin abandonar la perspectiva emic (Gumperz, 1982; Seedhouse, 2004). Trabajar en y desde el microcontexto redujo enormemente el campo y me “salvo” del naufragio ya que me sujetó a lo que pasaba en la interacción antes que a la especulación macrocontextual.

Quiero dejar claro que esto no es una crítica al método etnográfico, ni una comparación entre la etnografía y el análisis conversacional ni, por supuesto, una receta para investigadores. Es mi camino personal y estos problemas son las dificultades con las que yo me encontré, no los puntos débiles de la etnografía. De hecho, he leído mucho sobre investigación etnográfica desde entonces y quizás, si continuo la investigación, intente de nuevo un trabajo etnográfico.

Referencias:

Agar, M. (2006). An Ethnography By Any Other Name …, Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research (Vol. 7, 149 parágrafos).

Cambra, M. (2003). Une approche ethnographique de la classe de langue. París: Didier.

Geertz, C. (1973). The interpretation of cultures : selected essays. Nueva York: Basic Books.

Gumperz, J. J. (1982). Discourse strategies. Cambridge [Cambridgeshire], New York: Cambridge University Press.

Seedhouse, P. (2004). The interactional architecture of the language classroom: a conversation analysis perspective. Malden, MA: Blackwell Pub.

Van Lier, L. (1988). The classroom and the language learner. Ethonography and second-languege classroom research. Londres: Longman.

Wolcott, H. (1985). On ethnography intent. Educational Adninistration Quarterly, XXI(3), 187-203.

Memoria: por qué, cómo, para qué

Ahora que estoy en la fase casi final de la memoria, es hora de echar la vista atrás y de repensar algunas de las cosas que he hecho en este largo (sí, soy muy torpe) período de tiempo.  Además de las preocupaciones relacionadas con mejorar el texto y con cómo voy a hacer la defensa, tengo varias líneas sobre las que quiero pensar:

  • ¿Y ahora qué?, es decir, ¿qué hago con todo el trabajo que he hecho? Esto tiene que ver con cuestiones relativas la validez de mi trabajo y la posibilidad de continuarlo. En definitiva, sopesar la idea de hacer una tesis, aunque no sólo estoy pensando en ese sentido.
  • ¿Para qué?, es decir, qué sentido tiene hacer una investigación de este tipo o qué sentido tendría hacer una tesis. Quiero reflexionar sobre la utilidad que tiene un trabajo de este tipo y ver cómo encaja en una “disciplina aplicada”.
  • ¿Cómo he hecho lo que he hecho?, es decir, ¿por qué dejé a mitad de camino la orientación etnográfica y me decidí por el Análisis Conversacional? Esto debería ser una reflexión sobre la posibilidad misma de la etnografía en la investigación sobre aprendizaje de LE. Digo debería, porque no creo que yo tenga la capacidad de hacer algo así, aunque me gustaría dejar unos apuntes que plantearan preguntas a partir de mi experiencia personal.

Espero que vayan cayendo esas reflexiones en un plazo corto de tiempo.

Investigación cualitativa y etnografía

En un reciente post, Michael Agar explica lo que él entiende por investigación cualitativa. Para él son cuatro los elementos claves de la investigación cualitativa:

  • Su centro de interés está siempre en la relación significado y contexto.
  • Es representacional (su producto final es como la “traducción” de otra cosa).
  • Es un proceso no linear de investigación.

Curiosamente, leí las mismas ideas en otro artículo, que apareció en FQS, en el 2006. Pero en aquel artículo estas mismas ideas se referían a la etnografía. Está claro que Agar, considera a la etnografía el corazón de la investigación cualitativa. Idependientemente de esto, creo que este artículo de Agar es realmente clarificador a la hora de explicar cosas fundamentales cómo la relación entre contexto y significado y la manera de proceder desde los datos hasta la teoría, entre otras cosas. Su consideración de que el contexto es todo lo que se necesita saber para explicar el significado, fue una de las cosas que disuadieron de continuar con la etnografía en mi memoria.

Recomiendo vivamente a todos los interesados en la etnografía y en la investigación cualitativa el artículo de Agar. También puede ser muy provechoso consultar la revista de acceso abierto FQS y su web. Allí podrán encontrar, por ejemplo, estos otros dos artículos sobre la investigación cualitativa:

Irene Vasilachis de Gialdino: Los fundamentos ontológicos y epistemológicos de la investigación cualitativa.

Paul Atkinson: Qualitative Research—Unity and Diversity

Construcción de un corpus y análisis de datos

El trabajo para mi memoria de máster avanza lento, pero por fin estos días estoy logrando dar un paso importante que, por lo menos me permita, animarme pensando que ya tengo algo hecho. Esta semana he acabado la recogida de datos y tengo el corpus casi listo.  El siguiente paso es el análisis de los datos. Aunque pienso mucho en ello y no acabo de verlo claro, el estado actual de mis ideas está plasmado en este mapa mental. Es además el punto donde estoy ahora mismo. Lo dejo aquí.

Sigue leyendo