Una lengua

Marc Ngui es un dibujante que ha realizado una “metódica interpretación” de Mil Mesetas. El resultado de su interpretación son dibujos, es decir, se ha dedicado a dibujar los conceptos de Mil Mesetas. Hay uno de los dibujos que captó mi atención hace años, antes de saber quién era su autor y que era una ilustración del párrafo seis de la introducción. Lo que me fascina de ese dibujo es que ha logrado captar la forma en que yo pienso a la lengua. Lo primero que salta a la vista, viendo el dibujo, es que una lengua es algo que está ahí fuera. Esto es, y es lo más importante, fuera de la cabeza. Lo segundo es consecuencia de lo primero: puesto que está fuera de la cabeza no puede ser individual. La lengua no se comunica, aunque sirva para comunicar. Lo tercero es que la lengua es agenciamiento. Estando fuera y no siendo de nadie, para hablar hay que apropiársela, al menos, durante el tiempo en que la usemos. Es en este sentido en que yo entiendo que la lengua es un hecho social. Por último, el aprendizaje de una lengua no se produce en el cerebro de cada persona sino en el espacio social en el que ya se encuentra la lengua. La comunicación, la interacción, la cooperación y la colaboración son los medios que se usan para agenciarse la lengua, para hacerla pasar del plano social al individual, sin que ese proceso sea nunca una interiorización completa, sino, más bien, un agenciamiento que siempre está teniendo lugar. Por eso, cada vez que se habla, se pone de manifiesto lo social del lenguaje.

La foto es esta:

Por cierto, me ha sorprendido ver citado a Weinreich en el texto de Mil Mesetas. Hace años que no leo ese texto y no lo recordaba.

Anuncios

Lingüística de la mentira

He estado leyendo Cultures of lying: theories and practice of lying in society, literature and film editado por Jochen Mecke consagrado a la mentira. Porque mentimos y para ello usamos el lenguaje, por tanto, mentir es una de las funciones del lenguaje. Tal y como nos dice Mecke:

(…) we have to recognize that lying constitutes a normal linguistic and social practice. This does not mean we generally accept lies, or should do so, nor that lies are good or bad in themselves. On the contrary, the real or supposed frequency of lying in politics and daily life is in inverse proportion to the desire for truthfullness (Mecke, 2007: 2).

El libro incluye el artículo de Christine Simone “The linguistics of lying. The state of the art”. Simone se ocupa, en primer lugar, de las teorías que se han acercado a la mentir presuponiendo que la única función del lenguaje es transmitir la verdad y que los casos en los que esto no sucede constituyen usos desviados del lenguaje. Desde esta perspectiva, la mentira forma parte del sistema lingüístico y, en tanto que actos desviados, debe hacer marcas en el sistema que identifiquen a la mentira. Sin embargo no hay evidencias de que la mentira lleve asociada ninguna marca fonética, fonológica, morfológica o sintáctica. De aquí, Simone concluye que la mentira no tiene que ver con el sistema lingüístico, sino con el uso del lenguaje.

En segundo, lugar hace un repaso de las teorías semánticas de la mentira. La autora señala que estos acercamientos han estado dominados por la lógica y su idea de identificar el significado con la verdad del contenido proposicional del enunciado. Según Simone, estos acercamientos fallan al no tener en cuenta al oyente y al contexto. Estas teorías ignoran los usos no informativos del lenguaje. Revisa, también los acercamientos desde las teorías semánticas de los prototipos. Según la autora, estas teorías sólo tienen en cuenta el significado intensional (unión unívoca y preestablecida de significante y significado), pero no el extensional (idea de que el significado es el uso en contexto del signo).

Analiza también algunas teorías pragmáticas. Repasa la teoría de Grice y nos recuerda que la mentira va contra la máxima que nos insta a decir la verdad. Pero, al mismo tiempo, la mentira juega un papel importante a la hora de cumplir otras máximas como la de cantidad. También se relaciona con la cortesía por lo que la teoría de Grice es demasiado idealista y no tiene en cuenta los diferentes usos contextualizados del lenguaje por lo que no puede dar cuenta de la mentira de forma adecuada. También recuerda la idea de Austin de que las mentiras constituyen un acto de habla infeliz (fallido) porque carece de fuerza ilocutiva. Christine Simone señala que la teoría de los actos de habla no tiene en cuenta al oyente ni a la situación comunicativa en su totalidad puesto que la mentira necesita de un oyente y de la clara intención de engañar por parte del hablante para ser tal (fuerza perlocutiva de la mentira aunque carezca de fuerza ilocutiva).

Por todo ello, las conclusiones a las que llega la autora son:

  1. La mentira no es un uso desviado del lenguaje.
  2. La mentira no rompe ninguna regla lingüística.
  3. La mentira involucra más de un frase y más de un acto de habla.
  4. La mentira no es lo contrario de la verdad. Entre lo verdadero lo falso hay una gradación que sólo es posible discernir en situaciones comunicativas reales.
  5. La mentira incluye los aspectos extensionales del significado.

En palabras de la propia autora:

(…) linguistics cannot contribute to a theory of lying instructural terms, but its role becomes vital when particular instances of language use (…) are to be critically analysed. Thus, the subject matter is essentialy discoursal and necessarily includes both cognitive and social implications of language use (Simone en Mecke op. cit.: 126).

Simone pretendía establecer cómo la lingüística podía contribuir a la comprensión de la mentira. A mí, este artículo me ha servido en el sentido opuesto, esto es: cómo la mentira contribuye a una mejor comprensión del lenguaje.

Referencias:

Mecke, J (ed). 2007. Cultures of lying: theories and practice of lying in society, literature and film. Massachussetts & Berlin: Galda + Wilch Verlag.

Simone, C. 2007. “The linguistics of lying. The state of the art” en Mecke (2007).

Pinker sobre el lenguaje y el pensamiento

En una charla para las conferencias TED, Steven Pinker explica sus ideas sobre el lenguaje humano y el pensamiento. Según cuenta en este vídeo, existe una suerte de lenguaje del pensamiento (mentalés) que consiste en un conjunto de conceptos fundamentales que regula las construcciones del lenguaje natural. Esos conceptos se refieren las categorías fundamentales: tiempo, espacio, causalidad e intencionalidad.

Estos conceptos básicos se pueden expandir mediante la metáfora para que estas categorías tengan más alcance de forma que todas la inteligencia humana puede consiste en esas categorías básicas y un proceso de abstracción metafórica que abarca dominios cada vez más abstractos.

Pero además de la maquinaria coginitiva, está la interacción. La interacción consiste en relaciones entre las personas y esas relaciones, siguiendo a Fiske, son comunitarismo, dominio, reciprocidad y sexualidad. El lenguaje se usa en la interacción para negociar cada una de esas relaciones básicas. Para hacerlo funciona de una forma literal y de una forma no literal en estrecha relación con el contexto.

SP brain sagittal(la foto está tomada de la web de Steven Pinker)

Según Pinker, el lenguaje refleja la naturaleza humana en su doble faceta de estructura cognitiva y realidad social.

Creo que es una buena forma de acercase a la lingüística cognitiva y explica la atracción que ejerce en estos momentos el cognitivismo.

Algunos enlaces sobre lingüística cognitiva: