Colaboración

Notas sobre la colaboración tomadas de Scholz, T. (2006). The participatory challenge. En J. Krysa (Ed.), Curating Immateriality. The work of the curator in the age of network systems (pp. 195-213). Autonomedia/I-DAT. Recuperado a partir de http://www.kurator.org/media/uploads/publications/DB03/Scholz.pdf .Sin embargo están tan elaboradas que difícilmente se puden considerar citas ni tampoco un resumen, aunque no son originales.

Colaboración

La colaboración no es algo que se puede presuponer y que surja por la mera agregación de gente. Muchos grupos hacen un uso intensivo de la tecnología para colaborar, la tecnología no es la causa de la colaboración.

Se empieza con un grupo de gente con intereses comunes que se fijan objetivos  acordes a esos intereses. Normalmente es un pequeño grupo de gente que se va abriendo poco a poco a nuevos participantes. Este grupo inicial puede funcionar como un grupo de líderes y facilitadores que desempeñan diferentes roles. Los participantes se consideran a sí mismos como participantes activos y no como seguidores pasivos. Hay que ir dando forma a las expectativas globales y personales. Es importante resaltar y comunicar los beneficios y los objetivos que se van alcanzando.

Son plataformas orientadas a la acción. Se definen necesidades y se formulan objetivos a corto y medio plazo y proyectos con etapas y metas mesurables que, además, incluyan momentos de reflexión el qué y el cómo. La información sobre cada acción y sobre el estado del grupo en todo momento debe fluir por todo el grupo y llegar a todos los participantes.

 Una vez que están en funcionamiento, los participantes de estos grupos comparten recursos que en buena parte son creados por ellos mismos y también un conjunto de normas de comportamiento que regulan la actividad dentro del grupo y que son solidarias con los objetivos del mismo. Los participantes son tan activos en el gobierno del grupo como en el resto de actividades. La confianza en los demás y el respeto son indispensables. Todas las acciones deben estar suficientemente razonadas.

Pueden adoptar la forma de redes auto-organizadas y autónomas que fortalecen a cada uno de los participantes y ayudan a alcanzar los diferentes objetivos. Los miembros están ligados por lazos débiles en torno a ese ethos común. A pesar de los vínculos débiles, son redes conscientes de sí mismas, de su actividad y de sus objetivos. Es indispensable un cierto grado de auto-conciencia.

Pueden trabaja al margen de burocracias y grandes instituciones aprovechando tanto la comunicación por internet como la que se da en espacios no institucionales. De hecho cuando esto sucede son más efectivas porque evitan la jerarquía, el inmovilismo y la rigidez.

Publican en formatos híbridos que van desde las publicaciones en abierto hasta los formatos de publicación no formal como blogs y wikis. Trabajan con documentos abiertos a la participación y a la edición continua. No se empieza con un documento definitivo al que se le hacen pequeños ajustes, sino con documentos que se empiezan a configurar con pequeñas contribuciones. Todas las aportaciones son reconocidas y atribuidas. Todo el mundo puede contribuir y cualquier aportación se considera valiosa. En este sentido se dice que todo el mundo es un experto.

Deben ser capaces de conectar con otras redes e incorporar otros nodos para evitar el aislamiento, el pensamiento único y consumir la motivación de los participantes. Así inician ciclos de desintegración y revitalización. Deben ser flexibles para crear nuevos caminos y adaptarse a los cambios internos y externos.

Todas enfrentan riesgos similares derivados del auto-sacrificio sin recompensa de sus miembros, la atribución y valorización de las diferentes aportaciones, el free labour (trabajo voluntario y trabajo no pagado al mismo tiempo), trabajo invisible.

Anuncios

Tejiendo redes de aprendizaje en línea [ #tral #explorartic ]

Llevo semanas esperando este momento y por fin ha llegado. El camino de TRAL 2013 ha empezado.

TRAL2013-LogoSquare

TRAL (Tejiendo redes de aprendizaje en línea) es un curso abierto que se desarrollará entre el 13 de marzo y el 14 de mayo y de cuyo equipo de facilitadores tengo la suerte de formar parte. TRAL es una propuesta de formación que funciona en varios niveles. Habrá alumnos provenientes de diversas universidades de Colombia y otras instituciones de Argentina que realizarán el curso en modalidad formal y que estarán tutorizados por profesores de sus instituciones. Otro nivel estará formado por todos los interesados en seguir el curso en modalidad abierta, esto es, libre, gratis y sin certificación. Solamente por el aprendizaje (y por la diversión). El último nivel es que todos los participantes compartirán en la red, puesto que es una experiencia de aprendizaje en red. Una experiencia, tengo que añadir, abierta: fuera de moodles, campus virtuales, plataformas de broadcasting educativo y otros espacios cerrados de enseñanza.

El curso está sustentado en conceptos como los de personal learning environment, personal learning network, comunidad, grupo o red, aunque tiene una clara orientación práctica. De hecho, podríamos considerarlo un taller en el que se invita a los participantes a reflexionar sobre sus espacios de aprendizaje en red para identificar formas de fortalecer esa red o ampliarla. Simultáneamente, y ahí la importancia de hacer el curso en abierto, el participante formará parte de una red emergente conformada por los participantes, las interacciones y los objetos compartidos entre todos que se desplegará a lo largo de los dos meses que dura el curso.

Como he mencionado antes, se trata de un curso abierto para cualquier interesado. Los que hagan el curso en modalidad abierta tendrán acceso a toda la información y recursos, podrán participar en todas las actividades y asistir a todas las sesiones sincrónicas, aunque no recibirán certificación de ningún tipo. El curso, por la flexibilidad de su diseño y por la propia filosofía en la que se sustenta, puede ser de provecho para gente con diferente nivel de dominio en procesos de aprendizaje en red. Las personas que están empezando encontrarán herramientas y actividades que le ayudarán a construir desde cero los primeros nodos de su red de aprendizaje. Las personas expertas que llevan años formando parte de diferentes redes de aprendizaje o de desarrollo profesional encontrarán una serie de actividades que le darán la oportunidad de reflexionar sobre el camino que han recorrido hasta ahora y que le permitirán orientar su actividad en estas redes de acuerdo a sus objetivos personales. Además todos los participantes entrarán en contacto con personas con intereses similares con las que compartir inquietudes y tejer interacciones significativas para su aprendizaje.

Pueden encontrar toda la información en la web del curso donde también se podrán inscribir. Si tienen alguna cuestión que plantear no duden en ponerse en contacto con el equipo de facilitadores escribiendo al correo tral@reaprender.org o dejando un comentario en esta misma entrada.

Si trabajas en alguna institución educativa y quieres ofertar TRAL para sus miembros formando así un nodo local de TRAL, todavía estás a tiempo. Ponte en contacto con nosotros y veremos de qué forma podemos articular nuestra propuesta con tus deseos y requirimientos de tu institución.

Descarga este documento con toda la información. Si crees que puede interesar a otras personas, difúndelo por tu red.

Nodocentrismo

Gochenour, Ph. Nodalism. 2011. Digital Humanities Quaterly, 5, 3 (enlace).

No es fácil encontrar críticas al análisis de redes que no sean una negación total del uso de la tecnología, por eso me ha interesado este artículo que rastrea la metáfora de la red y los nodos desde el pensamiento médico del siglo XIX a los discursos sobre comunicación, información y teoría de sistemas del siglo XX identificando lo que el autor llama la metáfora del nodocentrismo (nodalism, en el original inglés). El autor concluye igualando el nodocentrismo al concepto de “mito” tal y como lo entendió Barthes en las Mitologías, esto es: un discurso que se presenta a sí mismo como verdad natural olvidando su propio origen, soslayando todas las demás opciones y sirviendo a unos intereses concretos (párrafos 31-32).

Esta es una larga cita extraída del artículo:

the network as a space of pure positivity should come as no surprise, however, since it is constantly reinforced by social networking applications – there are no “enemies” on one’s Facebook profile – and social network analysis, which can only represent the efficiency of transmissions (whether of information, ideas, or disease) within a system. If a node is non-functional, or plays only a marginal role, it will either not appear within a social network analysis graph, or be pushed to the margin. This can provide significant new information about the system itself – for example, the Republic of Letters project at Stanford has provided a new understanding of the transmission of ideas by means of correspondence through Enlightenment Europe – and engender new forms of scholarship, but, in the end, such analysis can only represent agreement, since disagreement, antagonism, and conflict cannot be incorporated into the system. In his critique of humanist idealism in second-order cybernetics, Cary Wolfe makes this same point: “… Maturana and Varela’s call for an ethic of love constitutes a radical disavowal of what Ernest Laclau, Chantal Mouffe, and Slavoj Zizek have called ‘social antagonism’.” [Wolfe 2000, 190] What’s at stake in both second-order cybenernetics and the representation of the social field in social network analysis is the place of negativity; does it play its own role in establishing the social world, and, if so, how can that be expressed within nodal models of the social? The point is not to say that social network analysis is invalid, but to recognize the limitations of what it can represent, so that the representation is not taken to be the real, nor an absolute model of how the real should function (párrafos 26-27).

Notas personales:

  • El límite de los big data, a pesar de que la cantidad pase por totalidad, es que son siempre el mismo tipo de datos y son datos extraídos del mismo sitio. Simplemente hay otros datos diferentes.
  • Cierto discurso oficial y propagandístico sobre las redes ha visto en el análisis de redes la forma de describir un espacio social uniforme, idealizado, un espacio totalizante donde no cabe el desacuerdo, el disenso o el antagonismo y un instrumento para presentarlo como “la realidad”.

Otras fuentes

El artículo del que hablo es del 2011. Las mismas ideas sobre el nodocentrismo han sido desarrolladas por Ulises Mejías en otras obras. Cito de su blog:

The book situates the digital network as part of a media economy that reproduces inequality through a hegemonic–yet consensual and pleasurable–culture of participation. To support my thesis, I consider the politics of inclusion and exclusion of the network. Since in order for something to be relevant or visible within the network it needs to be rendered as a node (a phenomenon I refer to as “nodocentrism”), digital networks are constituted as totalities by what they include as much as by what they exclude.

Este extracto es un resumen de un libro de próxima aparación, pero esas mismas ideas están desarrolladas, por ejemplo, en este artículo del 2007 o esta presentación en Medialab Prado.

Igualemente la idea de leer el discurso sobre la tecnología y las redes como una “mitología” de acuerdo a la propuesta de Barthes fue sugerida por Norm Friesen en Re-Thinking E-Learning Research: Foundations, Methods and Practices. Peter Lang Nueva York (p. 173 y ss.) del año 2009.

Ninguna de las dos fuentes es citada en el artículo de Gochenour. Las señalo para tenerlas presentes.