Discursos del caos

Discursos del Caos es un podcast ralizado por César Colorado y Marina Vázquez, alumnos de la Universitat Pomepu i Fabra de Barcelona. Se trata de

una serie radiofónica de divulgación que aborda temas de carácter social desde una perspectiva profesional, científica y académica, que permita a la audiencia conocer y comprender temas sociales relevantes como el racismo, las identidades, los movimientos sociales, la migración, la ecología, la salud, entre otros tópicos recurrentes de nuestra sociedad contemporánea.

Selecciono dos de los programas relacionados con el ámbito de la enseñnza y el lenguaje que me han interesado.

En primer lugar la entrevista con María Luisa Martín Rojo (esta es la web de su grupo de investigación)

Durante esta charla, Luisa Martín comenta temas relacionados con la comunicación, la educación y la diversidad cultural, a partir de un concepto clave en sus investigaciones, la exclusión social, y las nuevas formas que ha adquirido, en particular, en el contexto multicultural y el proceso de inmigración que hoy en día se vive en la geografía española.

El programa número 14 es una charla entre Teun Van Dijk y Rolf Zwaan

quienes discuten acerca de los procesos cognitivos y las representaciones metales, y la función de éstos en el campo de la producción y comprensión del discurso. Entre otros tópicos, hablan sobre los modelos de situación, la noción de affordances y la cognición de textos narrativos.

Un podcast sin duda interesante que ofrece la oportunidad de conocer el trabajo de importantes investigadores. En las últimas semanas, leí varias cosas sobre el papel de la divulgación en la universidad y, en ese contexto, esta iniciativa me parece especialmente valiosa. Se pueden descargar todos los pocdasts desde la página del programa.

Teun Van Dijk y William Labov: fragmentos de una autobiografía intelectual

Encuentro dos textos del analista del discurso Teun Van Dijk y del sociolingüista William Labov con semejanzas entre sí. Ambos son una repaso a su carrera académica y a su producción intelectual que funcionan como una especie de autobiografía intelectual. En ambos relatos se cuenta como, en un momento dado, vieron la necesidad de superar los límites académicos de su trabajo y enfocarlo en problemas reales. Así lo cuenta Van Dijk:

En 1980 mi trabajo tomó una orientación algo diferente. Parte de ello se debió a mi primera estancia prolongada en un país del “tercer mundo”, durante un curso que impartí en el Colegio de México. Allí decidí que era hora de hacer algo serio. Las gramáticas del texto, y las teorías psicológicas eran campos de estudio fascinantes, pero –con excepción de sus aplicaciones obvias, por ejemplo, en la educación–, tenían muy poco que ver con los problemas reales del mundo. La época era favorable para trabajar temas más sociales y más políticos y uno de esos temas fundamentales, especialmente en Europa, era el racismo. Así, me interesé en las maneras que el racismo se expresa, se reproduce o se legitima a través del texto y el habla (p. 11).

Y así lo cuenta Labov:

As a member of the National Academy of Sciences, I was appointed to a committee called Preventing Reading Difficulties among Young Children, where I learned a good deal about reading research, but found that none of the current methods was effective in closing the minority gap in reading achievement. The black/white differential showed little change from the time I worked with Larry Hawthorne to 2004. One question ever present in my mind was whether linguistic research could be useful where other methods had failed. In 1997, with the initial help of funding from the Office of Education legislated by Senator Arlen Specter, I began research within the schools on ways to use our knowledge of African-American youth to raise reading levels in low-income elementary schools. Some of that information had to do with dialect differences and how they affected reading (enlace).

El relato de Van Dijk, como ya anuncia desde el título, es la narración de cómo pasó del estudio formal del lenguaje a un estudio de la relación entre lenguaje, sociedad y conocimiento, esto es: de la gramática generativa al análisis crítico del discurso. Aunque no lo plantea de forma explícita, su relato puede leerse como un proceso de aprendizaje donde cada nuevo problema abría un periodo de investigación y aprendizaje que suponía un cambio al final del cual se abría otro proceso de aprendizaje determinado por la nueva situación que abría un nuevo periodo de investigación y aprendizaje.

El relato de Labov sí está planteado como un relato de los diferentes procesos de aprendizaje que inició a medida que se presentaban nuevos problemas y objetos de estudio. Labov explica que al inicio de su carrera se presentó la necesidad de tomar datos lingüísticos de la realidad para lo cual empezó a hacer cientos de entrevistas en cada una de sus investigaciones:

Most of the linguists I met were gathering data by introspection, asking themselves, “Can I say this?” and, “Can I say that?” It occurred to me that I might start a new way of doing linguistics by building the study of language on what people actually said in everyday life.

A partir de aquí, Labov construye su relato a partir de lo que aprendió escuchando las historias de sus informantes y cuenta cómo la clave de cada una de sus investigaciones siempre la encontró en algo de lo que sus informantes le dijeron. Me ha impresionado la fe de Labov en la capacidad de la gente para “contar” y cómo fue esa fe la que permitió a Labov investigar. Cuando los investigadores se quejan de que no tienen buenos informantes o de que la información que obtienen de ellos es pobre, deberían pensar en Labov porque parece decirles que todo depende de la capacidad de escuchar que tenga el investigador.